-El Tiempo- Festivales virtuales

0

Es importante reconocer el tesón e ingenio con el que estos encuentros han sabido reactivarse.

Fuente tomada de El Tiempo

Se ha vuelto usual, por estos tiempos de distanciamiento social y tapabocas, que los eventos principales de la cultura se realicen de modo digital. En días pasados se llevó a cabo la célebre Mostra de Venecia –en la que se llevó unos de los premios principales el cortometraje colombiano Entre tú y Milagros– en medio de estrictas medidas de bioseguridad. Está sucediendo en estos momentos una edición del Festival de Cine de San Sebastián marcado por los requerimientos del coronavirus.

Y en Bogotá, durante la semana que acaba de pasar, se consiguió poner en marcha el exitosísimo Bogotá Music Market (BOmm), que ya ha cumplido nueve ediciones de animar la industria de la música por estos lados.

No solo la lista de los 250 artistas que participaron, un quién es quién de la nueva música popular hecha en Bogotá, en Colombia y en Latinoamérica, sino la suma de los compradores, los agentes y los expositores convirtieron la nueva edición del evento en un buen ejemplo del camino que pueden seguir las industrias culturales –el camino de las redes y de las confluencias y las solidaridades entre talentos– para abrirse paso hacia el futuro: una vez más es importante reconocer en este espacio el tesón y el ingenio con el que los encuentros de los profesionales de las artes, que tanto han padecido el encierro de los espectadores y de los auditorios, han sabido reaccionar, reactivarse.

El BOmm de 2020, virtual como corresponde, tuvo miniconciertos por YouTube, ruedas de negocios cerradas, charlas académicas y contribuyó a la esperanza como tantos eventos reformados y reanimados por el mundo digital, como los festivales literarios y los festivales de cine mencionados.

Sigue, en el calendario de eventos culturales virtuales, la décima edición del entrañable Festival de Cine Verde de Barichara, pero lo cierto es que, gracias al éxito de programas serios y revitalizadores como el BOmm, el camino ya no se ve tan duro, tan incierto.

Compartir

Sobre el autor

Comentarios desactivados